Oración por mi Padre Anciano

oracion anciano padre frases plegaria por mi papa imagen


Esta oración se puede hacer por un papá, un suegro, un abuelo, un tío abuelo anciano que ha vivido una larga vida, que ha tenido muchas experiencias y vivencias. 



Las oraciones por un padre pueden ser de mucha ayuda para que Dios le de vigor en el tiempo de su vejez, que siga fructífero y saludable aunque esté muy mayor.   

Oración por mi Padre Anciano




Gracias Dios por el padre que me diste, por todo lo que ha sido como padre y abuelo, por ser un hombre esforzado en su trabajo.

Señor, hoy te ruego que bendigas a mi papá, ya que está en esta tercera edad, como hijo quiero honrarlo y pedirte que le des mucha paz y prosperidad.

Gracias Señor por mi papá, por todas las enseñanzas que me ha dado a lo largo de mi existencia.

Sé que la vida de papá no ha sido nada fácil, ha pasado incontables dificultades pero con tu ayuda ha podido salir adelante.

Te pido que le des una larga vida a mi padre, que tenga salud, quita toda enfermedad, dale fuerzas, deseos de compartir con otros y que siempre confíe en ti para que tú suplas todas sus necesidades.

Señor, quita todo malestar del cuerpo de mi papá, dale fuerzas, vitalidad, bendiciones y alegría de vivir, que cada mañana esté atento a lo que tienes para él en ese día, para vivir su vida a plenitud, con buen ánimo y gozo en su corazón.

Te agradezco mucho, Señor, por mi papá, por toda su vida llena de recuerdos, de trabajos y hoy cuando celebro su día, dale un tiempo especial, que se llene de tu amor y tu gozo, que siempre encuentre en ti el refugio para sus momentos difíciles.

Tu bendición es la que enriquece, Señor, por eso te ruego que bendigas a mi padre con toda bendición espiritual, que cada mañana se levante con deseos de ayudar a los demás, con la fuerza de un búfalo, con el entusiasmo para realizar sus labores.

En tus manos dejo a mi padre, Señor mi Dios, que su confianza en ti se afiance más y más para que todo lo que haga le salga bien y sea dichoso en esta tierra. En el nombre de Jesús, Amén.
Mery Bracho