Oración a mi Padre Celestial en esta Noche




Las oraciones de la noche son importantes para poner todas las cosas en manos de nuestro Padre celestial, Dios.







Como un buen Padre, Él sabe dar buenas cosas a sus hijos, su Espíritu santo es parte de ese regalo que nos hizo, nuestro fiel consolador, el que quedó para ser sellados con todo amor, paz, paciencia, bondad, fe, dominio propio y mansedumbre.

Dios Padre quiere nuestro bienestar, por eso en esta noche oraremos y le agradeceremos por ser quien escucha todas nuestras peticiones, quien tiene cuidado de nosotros y nos comprende.

Cada noche agradece a ese papá celestial bueno y maravilloso que tienes, quien siempre tiene tiempo para ti, quien le gusta verte hasta durmiendo, porque vela tu sueño.

Como un hijo obediente prepárate cada noche para obedecer a Dios, para que al comenzar un nuevo día sea todo hecho como a Él le agrada para que vivas quieta y reposadamente en este mundo.





Oración a mi Padre Celestial en esta Noche

Padre nuestro, Padre celestial, Padre mío, Padre bueno, eres el todopoderoso, eres sabio y puro, perfecto y lleno de toda bondad.

Tú eres el que era y quien siempre será. Eres el que sabe todo lo que necesito porque me conoces bien.

Padre celestial, como tu hija vengo a ti con todas mis peticiones y necesidades, tengo la confianza de que me respondes por tu gran amor.


Hoy dejo toda ansiedad en ti, me descargo de toda preocupación y hablo contigo porque tú cuidas de mí.

Te ruego que me des la paz que tanto necesito, que alivies mis penas y me consueles en mi angustia. Sólo en ti está la bendición y la vida, la fuerza y las ganas de seguir adelante.

Padre amado, me he sentido triste, te ruego que me des tu dulce consuelo, que vea el futuro con esperanza, con la fe de que tú ya has estado allí.

Gracias Padre por abrir caminos delante de mí, por guiarme en tus promesas, por enseñarme a obedecerte y seguir tus mandatos.

Señor, te agradezco por tu cerco de protección alrededor de mi casa y de mi familia, nos libras de todo mal, de enfermedades, de virus, de pestes y de gente perversa.

Hoy te pido perdón por las fallas cometidas, en tu amor restáurame con tu gran misericordia, que cada día busque hacer tu voluntad, que deje lo que no me conviene, que sea fuerte en ti.

Gracias Padre por enviar a tu Hijo santo y sin pecado a morir por mí y por todos en este mundo, renuévame en tu Espíritu Santo, lléname de tu gracia y que siempre acuda a ti con confianza por medio de Jesús.

Señor, de ti proceden todas las cosas, eres Padre de misericordia y Dios de toda bondad.

En ti siempre confiaré, eres mi Dios fiel, quien nunca cambia, en ti encuentro la vida y la bendición, la fortaleza del alma y el deseo de hacer el bien.

Ayúdame a ser una hija que te honre en toda mi manera de vivir, que sea luz para este mundo, sal en esta tierra, que sea de buen carácter y que refleje tu gloria.

Gracias Padre por tu gran amor, por amarme incondicionalmente, por ser el que abre las puertas de bendiciones con toda buena dádiva que viene de ti, Padre de las luces, maravilloso Dios.

Señor, en esta noche voy a mi cama y cierro mis ojos sabiendo que tú no los cierras, que no te adormeces, que me guardarás de todo peligro, eres mi Guardador. Gracias por tu fiel y tierno cuidado.

Dios mío, que siempre te honre como el gran Rey, el gran Yo Soy, el soberano del universo, a ti sea toda gloria y honra por todos los siglos. Amén.

Mery Bracho

oracion al dormir noche